divendres, 2 de desembre de 2011



Aprendí que los amores eternos pueden terminar en una noche, que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos. Que nunca conocemos a una persona de verdad. Que el nunca más nunca se cumple y que el para siempre, siempre termina.